Agustín Cuenca: diez errores que todo emprendedor debería evitar

ac

 

Hace unos días el CEO de ASPgems y fundador de NeuroK, Agustín Cuenca, intervino an la serie de entrevistas que está haciendo Vodafone Empresas, a través del Observatorio Vodafone de la Empresa, a diferentes personalidades relacionadas con el mundo de la empresa y el emprendimiento. En este marco, Agustín habló desde la experiencia propia, pues lleva realizando proyectos vinculados a internet desde 1987 y ha montado varias empresas “unas con más éxito que otras”, confiesa. En la actualidad es el director general de ASPgems empresa de desarrollo software, alma mater de NeuroK, de la que resaltó durante la entrevista su carácter innovador y la implementación pionera en el mundo del e-learning que la plataforma está haciendo.

 

10 puntos a evitar si emprendes 

Estos son los diez puntos, en opinión de Agustín Cuenca, que todo aquel que desee aventurarse en el mundo del emprendimiento debe tratar de evitar:

 

  1. El primer error grave es pensar que la idea es lo importante. Encontramos gente que no empieza un proyecto porque no tiene una idea o, al contrario, gente que se centra tanto en la idea que se olvida del proyecto. Para Agustín la idea tiene que ser el punto de arranque del proyecto, pues “cualquier parecido de la realidad con lo que tenías en tu cabeza es pura coincidencia”.
  2. Confundir los roles de empleado, socio y fundador. No se pueden mezclar. Cuando eres socio de una empresa, eres accionista y eso la economía de mercado lo tiene bien delimitado. Y cuando estás trabajando en la empresa eres trabajador.
  3. Abordamos el proceso de creación de una empresa en términos de análisis del riesgo: el Retorno de la Inversión (ROI); cosa válida hace 40 años pero que hoy ya no vale, pues el futuro es impredecible. Los emprendedores tienen que pasar de pensar en términos de inversión a pensar en términos de máxima pérdida asumible. Cuando se vay a emprender un proyecto hay que valorar que pueda fracasar. Si eres capaz de sobrevivir en caso de que todo vaya mal, lánzate a poner en pie el proyecto. Si no funciona, al menos habrás obtenido mucha experiencia.
  4. Es frecuente no pensar en que las cosas pueden salir mal. Se trata de ponerte en el caso peor, si te pones en un escenario en el que todo vaya mal, esto te ayudará a anticipar. Emprender, en muchos casos, tiene mucho que ver con anticipar.
  5. No pensar en la caja. La gestión de la tesorería es un elemento sustancial. Y no se explica en muchas ocasiones en las escuelas de emprendedores. La mayoría de las empresas no mueren porque las ideas no sean buenas o porque no haya ventas; mueren por la caja. Hay una diferencia desde que vendes algo hasta que lo cobras, o cuando te comprometes a un gasto y cuando tienes que pagarlo. Gracias a un elemento que enlaza con el anterior, la  anticipación, puedes saber cuándo te vas a quedar sin dinero: “los beneficios son posibles, los gastos son ciertos”, resume un amigo del CEO de ASPgems.
  6. El sexto error es trabajar para los inversores. Si tienes un proyecto y necesitas financiación acabas construyendo el proyecto que los capitalistas desean. Debes tener determinar´pon para poner en pie aquello en lo que crees.
  7. Darse cuenta de que una cosa es diseñar la empresa para cuando esté funcionando y otra bien distinta es cómo llegar a esos niveles. Hay que diseñar el proyecto para cuando esté funcionando, pero la estrategia —el cómo hay que ir al mercado— debe tener en cuenta que no puede ser la misma al comienzo, que cuando en un futuro esté en pleno funcionamiento. Son animales distintos y hay que pensar en ambos.
  8. El octavo error que suelen cometer muchos emprendedores tiene que ver con dos aspectos. El primero, confundir correlación con causalidad: que dos cosas pasen a la vez no tienen por que ser una a causa de la otra. Y segundo, confundir los casos de éxito con las recetas de éxito. La probabilidad de que una empresa llegue a bolsa es muy pequeña, llega una de cada 10 millones. Tienes más probabilidad de hacerte rico con la lotería y a nadie se le ocurre recomendar que se compre lotería como inversión, como plan de empresa. Que haya casos de éxito no quiere decir que todo caso que siga un guión parecido vaya a ser un éxito. La gente copia los casos de éxito de los demás tomando una parte del proceso, cuando en realidad eso que tú has tomado como una parte relevante no es crítico. No puedes confundir que a alguien le haya bien haciendo algo, con que solamente haciendo eso vas a tener éxito.
  9. Los emprendedores suelen empezar por la razón equivocada. Simon Sinek explica que la razón por la que empiezas un proyecto tiene que estar muy ligada a lo que te apasiona. EMprender es apasionante , cuando lo pruebas repites, pero es duro; y si no estás haciendo algo que te apasiona, la probabilidad de que no continúes es muy alta. LA razón fundamental para empezar debe ser algo que te apasione.
  10. No estudiar. Hay muchas cosas que tienen que ver con la pasión, pero gestionar una empresa hay muchas cosas que s pueden aprender. Hay que aprender a hacer una cuenta de resultados haya eu aprender a leer un balance, haya que aprender a hacer un contrato de préstamo, etc. Veo muy pocos emprendedores que lean, parece que leer libros está demodé… Y lo importante no es leer el libro, es lo que piensas mientras lo estás leyendo. Para emprender te tienes que apoyar en la experiencia. Es absurdo empezar desde cero. Hay montones de libro que te pueden ayudar en tu día a día. Intenta leer un par de libros al mes. 

 

 

Para concluir, Agustín resaltó las dificultades que comporta dar el salto, muchas veces sin red, a el mundo empresarial: «Las cosas son mucho más complejas de lo que parece. Siempre que me preguntan que si entiendo esto de emprender, les contesto a los más jóvenes que si alguien afirma que lo entiende, deben responderle de mi parte, no tiene ni idea. Pasa como en la ecuación de Schrödinger esto no hay quien lo entienda». Confiamos en que os sirva de ayuda a todos aquellos que estéis pensando poner en pie vuestros proyectos.