Conviértete en profesor de NeuroK

WC

Podría decirse que la educación online ha democratizado los parámetros de la formación. La llegada de las nuevas tecnologías y todas las posibilidades que conllevan han permitido difuminar los límites entre el profesor y el alumno. Como explicábamos en anteriores entradas, cualquier persona con inquietudes tiene a su disposición, de manera global, toda la formación y educación de cualquier ámbito y grado. Y también se da la situación inversa, cualquier persona que tenga conocimientos y formación en una determinada materia y quiera compartirlos con los demás puede convertirse en profesor online. Cualquiera con la capacidad y la competencias necesarias se puede convertir en profesor.

El conocimiento es un valor intangible que, en estos momentos, miles de personas a lo largo del mundo están logrando rentabilizar, convirtiéndose en profesores, adaptando sus conocimientos para hacer de ellos experiencias satisfactorias de aprendizaje. En ocasiones, en estos tiempos de crisis que ahora se empieza a superar, se ha convertido en una salida profesional y una manera diferente de obtener ingresos. Además, las posibilidades que ofrece y la escalabilidad en el número de alumnos, que —desde plataformas como NeuroK— se puede obtener, ha hecho que lo que para muchos comenzó como un mero experimento se haya convertido en una importante fuente de ingresos. Y por supuesto,  la satisfacción personal que produce participar a los demás de nuestras destrezas, competencias y experiencia.

Es una manera de reescribir el significado del concepto formación y del papel que juegan los actores que en él intervienen. Lo más importante es que sepas combinar tu pasión y habilidades con algo que resulte útil a los demás.

¿Qué se necesita para comenzar un curso?

Lo primero que se requiere es la elección de un tema en el que destaques por tu formación o conocimientos y que pueda resultar atrayente para los alumnos. Debes pensar cuáles son tus fortalezas y habilidades y de qué manera transmitirlas a tus posibles alumnos. Es muy sencillo poner en pie un curso, y más teniendo en cuenta las herramientas que plataformas como NeuroK ponen a tu disposición, facilitando enormemente la labor del profesor, tanto a la hora de elaborar los contenidos como de realizar el seguimiento del grupo en su conjunto y de los alumnos de manera individualizada.

Una vez elegido el tema hay que pensar en el grupo de alumnos a los que les puede interesar y focalizarte en ellos, para realizar una promoción lo más adecuada posible del curso y que se apunte el mayor número de posible, ya sea a través de los mecanismos de la propia plataforma o por cualquier medio que la red pone a tu disposición, así como otros soportes tradicionales de publicidad.

Una vez lanzado el curso y con los alumnos inscritos sólo es necesario comenzar a trabajar e incentivar a los alumnos a que sigan la programación. Con las herramientas que ponemos a vuestra disposición esto es mucho más sencillo, pues son los alumnos —guiados por los principios de ls Neurociencia y la Educación Cooperativa— los que van aportando los que van creando los contenidos con la guía y la supervisión del docente que imparte la materia. Para el profesor no supone un incremento de la inversión de esfuerzo, ya que desde nuestra plataforma la escalabilidad es un aliado en lugar de un inconveniente. Con los mecanismos que NeuroK pone a disposición de profesores y alumnos es fácil y sencillo hacer una monitorización de la evolución de un curso.

Photo by wocintechchat.com on Visualhunt / CC BY