Educarlex, aprendizaje colaborativo entre profes

junio 2, 2017

El proyecto Educarlex nace con la intención de aglutinar a profesionales de diversos campos preocupados por implementar las innovaciones docentes a las aulas, y funcione como una plataforma que permita la interacción, el intercambio y planteamiento de experiencias entre docentes. Un foro que, a demás, sirva de guía para las personas que se incorporan por primera vez al campo de la educación desde la universidad. Capitaneados por Alex Urrutia, ya son once los profesionales que se han sumado a este proyecto, desde psicólogos a educadores sociales pasando, como no, por profesores. Cada vez son más los educadores comprometidos con una enseñanza diferente, que están luchando por conseguir poner al día el sistema educativo.

NeuroK: ¿Cómo surge Educarlex?

Alex Urrutia: “Nació conmigo, que soy educador social, y con mi pareja Rocío, que es ingeniera mecánica. Tenemos miembros que son psicólogos, periodistas, abogados… gente de ciencias y de letras. Ya somos once miembros. La web surge como una plataforma en la que personas de diferentes gremios puedan plasmar sus vivencias y experiencias en innovación educativa, de manera que sirvan de ejemplo para otras personas y puedan aclarar las dudas que otros ya hemos tenido anteriormente en cuestiones laborales. Pretendemos ser un foro en el que haya un espacio para que la gente que cuenta con experiencia compartan sus vivencias laborales con las personas que se incorporan”.

NK: Siempre hablamos del aprendizaje colaborativo con alumnos y vosotros lo que proponéis es que colaboren los propios profesores entre sí.

A.U.: “La base del proyecto es esa, que todos los profesionales, indiferentemente del gremio del que vengan, puedan compartir sus experiencias educacionales para avanzar hacia una buena práctica profesional.”

NK: ¿Cuáles son los juegos que más utilizáis en gamificación?

A.U.: “Hemos estado trabajando con diferentes metodologías de gamificación, desde juegos de mesa más tradicionales a otro tipo de formatos como Eurogames, que desarrollan diferentes áreas cognitiva como la atención, la memoria, las emociones, etc. Trabajamos con niños, con jóvenes, con familias, incluso con personas mayores; que es con quienes estoy yo en estos momentos, en talleres de atención y memoria. Llevo ya casi dos años con personas mayores. Es cierto que empiezan con dudas sobre el funcionamiento de los juegos en un principio, pero acaban encantados».

NK: ¿Por qué es esencial educar en emociones en el actual sistema educativo?

A.U.: «Es esencial, básico, primordial y una larga lista de adjetivos. En muchos centros todavía no se hace y no entiendo porqué. Solemos utilizar Ikonikus, que es un juego por y para las emociones, que te ayuda a plasmar todos tus sentimientos en las cartas del juego, porque en la mayoría de las ocasiones las personas no han querido, no han podido o no han sabido verbalizar lo que sentían. Y a través de este juego pueden expresarlo. Es lo que más me gusta dentro del mundo de los juegos y del aula, con lo que más disfruto”.

NK: ¿La educación emocional del profesor está olvidada en el actual sistema educativo?

A.U.: “Decir que está olvidada es muy fino. Es prácticamente inexistente. Todos hemos pasado por manos de determinados docentes cuyo matiz emocional es nulo. Para poder trabajar de manera satisfactoria con los niños, primero hay que trabajar con el profesor, que pasa más de seis u ocho horas al día al pie del cañón. Es uno de los aspectos en que los que más hincapié hacemos y en el que más reticencia hemos sentido cuando entramos en los colegios. En muchas ocasiones nos hemos encontrado que, cuando hemos llegado a una clase trabajar con las emociones de los alumnos, el profesor se ha salido del aula. Y no le dejamos, le invitamos a que se siente con sus alumnos y todos a jugar. Intentamos que ninguno esté por encima del otro; en la misma mesa se sientan el profesor y los alumnos, les sirve de acercamiento. Antes de trabajar con los alumnos es básico trabajar con el equipo docente”.

NK: ¿Son reticentes los profes a trabajar sus emociones?

A:U.: “En ocasiones sí. Hemos tenido la suerte de tener muy buena acogida en muchos colegios, en otros menos. En uno de los centros hemos estado tres meses colaborando con profesores en el aula que ojalá yo de niño hubiera tenido maestros como ellos. Salí de allí muy satisfecho y con una sonrisa en la cara. Otros, sin embargo, se han mostrado más reacios a trabajar en general con otras dinámicas que no sean las que están bajo su prisma: una pizarra, un libro y un cuaderno. Seguimos trabajando en ello, es una labor lenta, pero estamos avanzando”.

NK: ¿Cómo lleváis la gamificación a los diferentes centros?

A.U.: “En lugar de dar una asignatura en cuestión, lo que hacíamos era preparar talleres. Por ejemplo, en vez de dar clase de lengua lo que hacíamos era preparar un taller, preparar un juego, crear ciertas dinámicas en las que vamos a trabajar los componentes del currículo de lengua que se tendrían que haber impartido en esa clase. Estaban todos encantados, desde infantil hasta primaria —que era donde dábamos clases—, de que les mostráramos métodos nuevos alejados del libro. En lugar de dar biología jugábamos a Fauna o en vez de dar lengua hacíamos un taller de escritura creativa. Venían los profes con más ganas que los alumnos. Pero por desgracia esto no se da en todos los centros. Lo que no emociona no lo aprendes, todo en la vida tiene un componente de emoción, hay muchos problemas y estamos intentando luchar para conseguir el cambio. En Madrid, por ejemplo, ya hay un centro llamado Reggio (Las Tablas) que va a abrir sus puertas en breve, y que ha sabido ver más allá y van a incorporar los juegos desde un principio en sus aulas”.

NK: ¿Apoyan las instituciones estos cambios o son reacios a introducirlos?

A.U.: “Pues nos hemos encontrado de todo, lo mismo que con los centros. Hemos encontrado instituciones que tenían muchas ganas de hacer cosas y hemos ido a hacer muchos talleres. Pero también es cierto que en muchos otros te miran casi como si estuviéramos locos: ¿cómo íbamos a jugar dentro de las clases? Lo mismo, repito, que sucede con los centros, hay instituciones que tienen puestas sus miras en el futuro y otras instituciones siguen ancladas en modelos más rancios. Tenemos que buscar mecanismos para romper estos prismas anticuados y que vean más allá”.

NK: ¿Cómo viven las familias estos cambios?

A.U.: “Ha habido AMPAS que cuando se le han presentado proyectos para trabajar las emociones o para aprender a través de la ludificaión se han negado muchas de ellas, por la sencilla razón de que ellos no llevaban a sus hijos a que jueguen en el colegio, al colegio se va a estudiar. Hay que hacer una labor pedagógica no sólo con los profesores, también hay que cambiar la mentalidad de las AMPAS, de las propias familias. Hay que dar un cambio de visión ya, pero no resulta tan fácil hacerlo cómo decirlo”.

NK: ¿Cuáles son los principales defectos del sistema educativo español?

A.U.: “¡No tendríamos tiempo suficiente para enumerarlos todos! Soy muy crítico con un determinado tipo de docente, que creo que es uno de los principales problemas, pues no puedes dejar la educación en manos de gente desmotivada. Si vas a estudiar algo a lo que te vas a dedicar toda tu vida, tienes que amar tu trabajo. Y creo que esta desmotivación todavía se da en una gran parte del colectivo, hay muchas personas que no merecen el apelativo de docente. Un buen profesor te puede marcar tanto como uno malo. Creo que todos lo hemos vivido. La obsesión de las familias por mantener las formas tradicionales de educación sería el segundo de los mayores problemas».

NK: Nos preocupamos mucho de la educación de los niños, pero el modelo de sociedad al que tendemos va demandar también una mayor formación de las personas de edad avanzada, como nos decía Chema Lázaro, de NIUCO, en la entrevista que le hicimos hace unos meses.

A.U.: “Yo siempre había pensado que lo que más me gustaba era trabajar con niños y con familias, pero he descubierto que lo que me encanta es hacer talleres con las personas mayores, con quienes vamos siempre un paso más allá. El juego es la mejor opción para mi, es la que yo uso, pero hay infinidad de metodologías. Pese a las reticencias iniciales a la ludificación por parte de los mayores, después de dos sesiones se vuelcan completamente con estas prácticas y están encantados. Hay usuarios que han creado vínculos que han ido más allá del aula. Aunque también es verdad que en todos estos años que llevo utilizando la gamificación no he encontrado ni un solo juego enfocado y adaptado a las personas mayores, tengo que adaptarlos yo”.

También te puede gustar…

¿Qué estructura hay detrás de NeuroK?

¿Qué estructura hay detrás de NeuroK?

NeuroK es la solución perfecta para la formación interna de las organizaciones, ya que permite escalar los procesos de formación en las compañías.

NeuroK avatar

C/ Sextante, 9
28023 Madrid,
España

Descarga la App en tu móvil

NeuroK Google Play
NeuroK Google Play

Hablemos.

Si quieres pedir una demo de la plataforma, o si tienes cualquier otra pregunta, déjanos tus datos y te responderemos lo antes posible. ¡Gracias! 

Prometemos no enviar spam

A %d blogueros les gusta esto: