"El cambio de modelo educativo ya no tiene vuelta atrás"

Juan Pablo Sánchez del Moral es un profesor comprometido con el cambio de paradigma educativo y la implementación en las aulas de las nuevas metodologías y de las nuevas tecnologías, consciente de que son imprescindibles para un correctodesarrollo integral de los alumnos. Nació y creció, como él mismo dice, en el populoso barrio de Vallecas. Es el pequeño de siete hermanos y estudió en el Colegio Tajamar, el mismo centro en el que actualmente ejerce como profe de matemáticas. A pesar de haber estudiado Ingeniería Industrial en la Castellana, tenía claro que lo suyo no era trabajar con «máquinas» sino con personas. Aunque le apasiona el mundo de la ciencia y la tecnología, es un firme defensor del humanismo como elemento primordial para la formación de los jóvenes. Al acabar la carrera, tras una breve estancia en Inglaterra, volvió a su colegio de toda la vida gracias a Nacho San Román -director del centro-, que siempre estaba buscando gente nueva y fomentando vocaciones docentes. Estuvo siete años como jefe de estudios y desde hace tres es el coordinador de innovación educativa, ‘algo mucho más gratificante’ como él lo define. Ha convertido la magia, a la que es aficionado, en una herramienta más al servicio del aprendizaje.  

 

NeuroK:  ¿A qué se debe esta revolución educativa que estamos viviendo y en qué momento de la misma nos encontramos?

Juan Pablo Sánchez del Moral: «A que lo antiguo hay que actualizarlo. Al igual que hubo una revolución cuando se descubrió el papel, donde se podía guardar el conocimiento; hubo otra revolución con la invención de la imprenta, donde se podría difundir más fácilmente el saber… Ahora estamos en otra revolución, todavía mayor, la de la información; donde ya dispongo de todo casi todo el saber en la palma de la mano. Este factor, junto con otros muchos, hace que la forma de aprender esté cambiando. ¿Quién no ha mirado un video en Youtube para aprender algo? Guitarra, cocina, papiroflexia, maquillaje, trucos para la Play, etc. Somos más autónomos, podemos aprender de lo que queramos cuando queramos. No nos gusta que nos den «sermones» sino que nos involucren en el aprendizaje, ser más activos en el proceso».

NK: ¿Cómo entras en contacto con las nuevas metodologías educativas?

J.P.SdM.: «Al introducir las tablets en nuestro colegio, por sugerencia de las familias. Y de ahí vas viendo que o cambias la manera de dar las clases o vuelves al pasado. Descubres nuevas maneras en las que aprenden mejor nuestros alumnos, son más activos, piensan más, etc. Sin milagrerías raras, pues no todo funciona y hay cosas que hay que seguir cambiando, pero ya no hay vuelta atrás ninguna. Cuando hay gente que dice que todo le sale bien, me molesta; ya que estoy convencido de que no es verdad. En mis clases muchas veces tengo que rectificar y hay cosas que he cambiado ya que no funcionan. Y de igual manera en el cole muchas cosas han ido evolucionando y mejorando respecto al comienzo. Pero creo que es parte del camino que hay que recorrer.

Ahora mucha gente viene a Tajamar y les contamos nuestra experiencia. Es una manera de ahorrarse errores que hemos cometido y de saber por dónde tirar mejor. Es como cuando los primeros exploradores abren los caminos, luego es más fácil recorrelos. Tenemos una web donde compartimos experiencias docentes, metodológicas y también técnicas http://educa.tajamar.es/. El cambio tecnológico nos ha llevado al cambio metodológico. Pero lo realmente importante es la metodología, la tecnología actúa como catalizador favoreciendo el proceso. Investigando, viendo lo que funciona y no funciona en clase, buscando en la red… ha sido como he ido descubriendo las diferentes metodologías activas que ahora intento introducir en clase. También la conexión con otros docentes es un potente catalizador que ayuda mucho a evitar errores, compartir experiencias, etc. Y twitter es una gran herrramienta para ello la recomiendo a todos los docentes. Me podéis encontrar bajo el nombre @juanpablodelmo«.

NK: ¿Qué metodologías sueles emplear en tus clases?

J.P.SdM.: «Metodología tradicional, flipped classroom y cooperativo básicamente. También uso rutinas de pensamiento y algo de gamificación pero sencilla. Me gusta mucho en las clases de tutoría hacer dinámicas de cohesión de grupo, por ejemplo, la guerra de bolasdinámica del pato de lego, etc. Y en mi colegio se fomenta mucho el trato personal que facilita las relaciones con los alumnos».

NK: ¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en el aula? ¿Son bien recibidas por los alumnos y sus familias?

J.P.SdM.: «La tecnología bien usada y controlada es un catalizador del aprendizaje. Mis alumnos y yo estamos más conectados, me ayuda a establecer diferentes ritmos, me ayuda a llegar donde de otras maneras no llegaría, me permite hacer actividades más variadas y divertidas. Si en su gran mayoría diría que sí, que les gusta».

NK: ¿Que nuevas tecnologías estáis implementando en vuestro centro?

J.P.SdM.: «Es difícil hablar de ‘nuevas tecnologías’ si a eso le llamas usar ipads en clase, a tener libros digitales, a usar kahoots, email, blogs, classdojo, classcraft, googleclassroom, drive, apps de todo tipo, etc. Cada profesor usa diferentes herramientas según su estilo docente. La tecnología es una herramienta al servicio del aprendizaje, en cuando supone un obstáculo hay que cambiarla, educar en su uso o ver si es necesaria o no».

NK: Esta implementación tecnológica en Tajamar ¿parte del propio centro o de los profesores?

J.P.SdM.: «Partió de las encuestas anuales que hacemos a las familias. Nos indicaron que mejorásemos en el comedor, en el inglés y en las nuevas tecnologías. Y desde entonces se va intentando mejorar cada año, pero esa fue la chispa que prendió la mecha al proyecto que llevamos a cabo. Ahora somos un colegio bilingüe, tenemos más de 1000 dispositivos (propiedad de cada alumno) y seguimos con la lucha del comedor que no es nada sencilla. La ‘culpa’ la tienen las familias».

NK: ¿Cuál es el papel de un coordinador de innovación educativa?

J.P.SdM.: «Buscar, investigar y probar aquello que pueda servir en clase a que los alumnos aprendan mejor, a que los profesores den mejor sus clases y a que las familias estén mejor informadas y más contentas de la formación de sus hijos. Es también estar conectado fuera, saber por dónde van los tiros de la educación actual y la que está por venir. Es formar a los profesores e informar al equipo directivo hacia donde hay que tirar, sin dejarse llevar por modas estériles. Es ayudar a la gestión del cambio de un centro y cada uno de sus elementos».

NK: ¿Corremos el riesgo de que este cambio en el paradigma de la educación sean sólo una moda y que quede todo en un uso excesivo de una tecnología vacía?

J.P.SdM.: «Quien hace hincapié en el uso de la tecnología tiene un discurso antiguo, desfasado y totalmente desorientado. El paradigma nunca es la herramienta, nunca serán la tecnología  siempre debe ser la persona y cómo llegamos mejor a ella. Es como si dijeras hace 100 años que por tener un libro mucho mejor la gente iba a aprender de manera maravillosa. O si piensas que por que un médico tenga los últimos avances tecnológicos a su alcance, si no cambia su manera de operar, no servirá de nada. Incluso si hay algún avance que nos hace retroceder, habrá que rechazarlo. El riesgo es no centrarse en lo importante, en las personas».

NK: ¿Cómo sería para ti la enseñanza ideal en un futuro?

J.P.SdM.: «Una enseñanza centrada en la persona, activa, participativa, que haga pensar, conectada con la realidad. Que respete los diferentes ritmos de aprendizaje, profunda y a ser posible divertida o entretenida. Todo esto sin olvidar el esfuerzo y la responsabilidad personal según la etapa y madurez de los alumnos. Además de estar en más sintonía con la familia que es la base principal de la educación de cualquier persona».

NK: En qué materias crees que deberíamos instruir a los niños y adolescentes para prepararlos de cara al futuro, con todos los cambios que se avecinan en el modelo de producción.

J.P.SdM.: «En todas y cada una de ellas, ya que dando clase primero educas, y después das clase de cualquier materia. Todo lo que se hace forma: las paredes de la clase forman, el mobiliario forma, las excursiones forman, el deporte forma, los chascarrillos del profe forman… Nada de lo que hace un educador es «neutral» ya sean sus padres, profesores, entrenadores, etc».

NK: ¿Qué haces para conjugar la magia con las clases de matemáticas?

J.P.SdM.: «Es una buena excusa para romper el hielo. Suelo hacer magia en ocasiones especiales, cuando es el cumpleaños de un alumno, al final de una sustitución, etc. Y en algunas partes de matemáticas se puede hacer «matemagia» hay muchos libros que te pueden valer, os recomiendo este válido para todas la edades: Educando con magia«.