El nombre de NeuroK

[Neuroká]

En España el 90% de las marcas extranjeras las pronunciamos mal, nos apropiamos de ellas y popularizamos adaptaciones que poco o nada tienen que ver con la fonética original. Pese a que las utilizamos a diario, nadie dice [naiki] para referirse a Nike o [gugol] para buscar algo en Google. Y algo parecido sucede con nosotros. “A relaxing cup of café con leche…”

NeuroK nace con la idea de trasladar los principios de la neurociencia y la neurodidáctica a la educación online. El nombre es el fruto de la fusión entre los términos ingleses “Neuro” y “Knowledge” (conocimiento). Este «neuroconocimiento»,  aplicado a la educación es el fundamento de NeuroK, aplicar los mecanismos que la neurociencia nos dice que pasan en nuestro cerebro cuando aprendemos, y ponerlos a disposición de alumnos y docentes a través de nuestra plataforma de e-learning.

El nombre es, sin duda, una de la claves en el éxito de una empresa o marca, es una elección, que en ocasiones puede llegar a ser determinante. Que sea fácil de recordar, que sea breve (no más de una o dos palabras) o que sea fácilmente pronunciable en varios idiomas, son algunas de las claves que suelen dar los expertos a la hora de crear una imagen de marca.

Ni [niurokei], ni [neuroc]

Ni [niurokei], ni [neuroc]; que son algunas de las variaciones por las que suelen referirse a nosotros: [Neuroká], que es como se pronuncia y para ello hemos resaltado en mayúscula  la K del final, para hacer hincapié en la parte del conocimiento.