Cómo incluir storytelling en tu curso de e-Learning

Cómo-implementar.storytelling-en-tu-curso-de-eLearning

 

Si algo estamos demostrando desde NeuroK es que a través de nuestra plataforma se pueden extrapolar las nuevas tendencias educativas y formativas que se están implementando a las clases presenciales desde hace tiempo, y que en el mundo del eLearning son igualmente válidas. Como sucede con otras metodologías, el denominado Storytelling se ha convertido en los últimos tiempos en una clásico renovado —muchos profesores lo utilizaban desde siempre, aunque no tuviera un nombre ni una catalogación propio— que ahora, como ha demostrado científicamente la Neurociencia, es una poderosa arma por la que los alumnos de cualquier nivel o disciplina aprenden de una manera efectiva y satisfactoria. 

Pero antes de continuar explicando y desarrollando los beneficios que aporta o cómo podemos incorporarlo a nuestras unidades de aprendizaje, definamos en qué consiste esta estrategia educativa. Storytelling es una técnica por la cual compartimos conocimientos con los demás a través de una historia, de manera narrativa. Se necesita un emisor (narrador) y una serie de receptores (oyentes). Este “cuento” es una de las maneras más efectivas de conectar con los alumnos de manera sencilla y directa, captando su atención a través de emociones, con lo que lograremos un mejor aprendizaje y, por si fuera poco, también lograremos motivar, emocionar  y enganchar a nuestros alumnos al curso; evitando que se pierda interés y puedan llegar a desengancharse de las unidades, postergando el aprendizaje, uno de los grandes desafíos de la educación no presencial.

Históricamente, la transmisión del conocimiento a través de la narrativa, es un método que ha estado presente desde la Prehistoria y que ha acompañado al hombre a lo largo de toda su existencia. Es lo que popularmente se ha conocido como tradición oral, y que ha permitido el trasvase de conocimientos de padres hijos desde los orígenes de la humanidad. Esta metodología, casi atávica, es tan útil y efectiva hoy como hace siglos. A través de la fórmula ´Introducción—Nudo—Desenlace‘ se puede desarrollar una argumento narrativo ad hoc que sea el soporte perfecto para cualquier información o conocimiento que queramos hacer llegar a nuestros alumnos de una manera entretenida y que mantenga su concentración mientras se activa su imaginación y su motivación.

 

¿Cómo se crea un Storytelling?

Lo primero es identificar quiénes van a ser nuestra audiencia, el tipo y características de los alumnos a los que vamos a dirigirnos y que serán los receptores de la información. Una vez hecho esto, y teniendo claros los conocimientos que les vamos a transmitir, llega el momento clave del proceso: desarrollar la una historia que conjugue la información que tenemos que desarrollar con los intereses y las peculiaridades de nuestros oyentes. Lo ideal es que nos ajustemos, a la hora de crear la historieta, a los patrones del grupo y que sea lo más general posible, para que todo el mundo pueda identificarse. Estará marcado por la edad, los intereses, el nivel socioeconómico, la procedencia. Es uno de los aspectos más trascendentes, pues con ello lograremos activar las emociones que nos permitirán conectar de la mejor manera posible con el alumnado y que será clave a la hora de desarrollar una experiencia de aprendizaje satisfactoria para todas las partes.  

Pequeños videos, el timeline, imágenes atractivas, textos llamativos, gif’s, etc.; son las herramientas clave para desarrollar de manera sencilla una historia que sea reconocible para todos nuestros alumnos, que se concentre de manera amena en los datos y conocimientos que les queremos hacer llegar y que conecte con sus emociones para una mejor fijación del material que les queremos transmitir. 

Si tuviéramos que destacar alguna herramienta que favorece de manera notable la eficiencia de una historia son, sin duda, el humor y la emotividad. Estos dos aspectos son fundamentales a la hora de crear nuestro hilo argumental. Si narramos con humor o tocamos la fibra sensible de los que nos está escuchando, lograremos conectar con ellos de una manera más efectiva y sincera. Aumentando de manera exponencial la activación de la amígdala, tan ligada a los procesos de aprendizaje, como han demostrado los últimos avances en Neurociencia.

Cada narrador debe encontrar su marca personal para imprimírsela al argumento y a la exposición. Si bien no todo el mundo está dotado para la comunicación de una manera natural, con unos sencillos rudimentos todos podemos convertirnos en unos oradores/descriptores más que aceptables. Lo más importante, como hemos recalcado es tener claro a qué auditorio va dirigido  el discurso —no es lo mismo tratar con niños que con adultos, con personas aficionadas al cine o al arte—, pues será una de las bases de nuestro éxito.

Anímate a probarlo

Si nos decantamos finalmente por implementar a nuestras unidades el storytelling, debemos asegurarnos de que nuestros mensajes llegan al receptor. Debe ser el punto de partida a través del que se arme la historia. Te dejamos algunos consejos prácticos para que pruebes esta estrategia de enseñanza.

  • Como se hace en muchas ocasiones en nuestra plataforma, el disparo motivacional suele ser un video que hace de introducción, motiva y, a la vez, es el punto de partida para que los alumnos abran un debate y comiencen a subir, de manera colaborativa, al timeline la información que crean importante. Es una buena forma de arrancar una historia 
  • Intenta conocer lo mejor posible los intereses de tus alumnos. En grupos grandes trata de elegir temas que lleguen al mayor número de personas y, partiendo temas genéricos, busca una narración que sea lo más personalizados posible.
  • Trata de involucrar emocionalmente a los participantes, de manera que se identifiquen lo más posible con los protagonistas de la narración.
  • Despierta la curiosidad de los alumnos; creando cierto clima, casi como si fuera una película y desvela la trama poco a poco. 
  • El efecto trailer es muy agradecido. Anticipa lo que va a suceder generando curiosidad; pero, cuidado, sin hacer un spoiler de los acontecimientos.
  • Esmérate en la descripción de aspectos del personaje y los escenarios. Dan veracidad y ayudan a los oyentes a meterse en la historia.
  • Utiliza soportes visuales que vayan apoyando la narración y que creen un clima envolvente. Videos, fotografías, audios, etc. Cualquier medio que pueda sumar a tu historia. 
  • En el caso de plataformas que utilicen el aprendizaje colaborativo, como en el caso de Neurok, se puede interactuar de una manera más efectiva con los alumnos. La historia puede ir evolucionando según las aportaciones que vayan realizando los participantes en el curso. Se pueden hacer pruebas con argumentos y tramas abiertos y sujetos a los cambios que introduzcan los estudiantes.

 

 

Photo credit: C. Cultural Biblioteca Montequinto (Dos Hermanas) on Visual Hunt / CC BY-NC-ND