La formación online debe adaptarse a una nueva metodología

teaching

Las formas de aprendizaje online anteriores han fallado porque no se centraban en las personas. Durante muchos años la formación ha estado centrada en el maestro y en los contenidos en vez de centrarse en la motivación de los estudiantes y pensar en el proceso desde el punto de enseñar en lugar de aprender.

El cambio no solo debe pasar por una innovación tecnológica, si no por un cambio en la metodología y esto pasa por olvidarnos de los antiguos sistemas de formación. Hay que empezar a poner foco en el alumno y su motivación por aprender.

no MOOC, LMS, E-learning
Si echamos un vistazo, y no hay necesidad de hacer un análisis profundo, se ve que tanto los Cursos Online Masivos y Abiertos (MOOC, del inglés Massive Online Open Courses) como los Sistemas de Gestión del Aprendizaje (LMS, del inglés Learning Management Systems) más habituales, como Moodle, replican el esquema clásico de un aula física poniendo al profesor en el centro del proceso.

Algo que está comprobado que no es eficaz. Por eso en NeuroK apostamos por poner al alumno en el centro, identificar cuál es su necesidad formativa, fijarla como objetivo y poner las herramientas necesarias a su alcance para que la consiga. Y es que, como señalábamos al principio, si centramos la formación en lo que el alumno necesita aprender en vez de en lo que nosotros queremos enseñar, el resultado es mucho más positivo.

Además, manteniendo al alumno motivado combatimos uno de los principales problemas que nos encontramos en formación online: la alta tasa de abandono.

colaborar

En este punto ya tenemos claro que el verdadero poder debe tenerlo el alumno. Es para él para quién creamos la formación y el que debe cumplir unos objetivos satisfactorios pero, ¿qué pasa ahora con el profesor?La sincronía en el aula, un reto a superar

Este cambio metodológico que el sector demanda tiene que pasar por dejar atrás ciertos aspectos arraigados en la formación que no benefician en absoluto a los alumnos y dificultan su proceso formativo como es la sincronía en el aula.

En estos momentos y, sobre todo en lo que a formación online se refiere, la sincronía en el aula es algo que debemos dejar atrás. Los alumnos deben poder formarse cuándo y cómo quieran siguiendo su propio ritmo y proceso, por lo que obligarles a seguir unas clases en un momento concreto ya no tiene sentido.

Y es que la solución de la formación online no pasa por hacerla igual pero en remoto. La verdadera clave de la transformación digital pasa por cambiar la esencia misma del proceso, cambiar el método, los principios y los valores que guían nuestra actuación. Manteniendo esta sincronía seguimos poniendo el foco en el profesor imponiendo a los alumnos unos ritmos y procesos que no tienen porqué coincidir con los que el alumno busca y necesita.

 

Rol de profesor

El nuevo rol del profesor

El profesor debe dejar de ser el proveedor de contenido a ser el curador de contenido para convertirse en un gestor de criterio.

Hoy en día y gracias a la tecnología, tenemos acceso en un solo click a todo tipo de documentación, datos, información, opiniones… ¿Son todas válidas? ¿Todas nos pueden ayudar a lograr nuestro objetivo de aprendizaje?

Pues no. Ahí es donde el criterio del profesor o del formador adquiere relevancia. La experiencia y la sabiduría del profesor debe ayudar al aprendizaje del alumno.

Los contenidos no son importantes

Y con esta frase no queremos decir que no sean relevantes, que lo son. Si no que no debemos centrar nuestra formación en los contenidos. A la hora de diseñar un curso, el primer paso será determinar la temática del curso. Y luego centrarnos en los objetivos de aprendizaje ayudarán a los potenciales alumnos a conocer qué se espera de ellos y las competencias que van a adquirir una vez terminen el curso.

Con relación al diseño de los objetivos de aprendizaje, es importante comenzar por el objetivo general

(expresa el resultado final del curso), e ir descendiendo de forma coherente hacia metas más concretas, que se corresponden con los objetivos específicos: expresan los resultados que se desean obtener en las unidades (estas unidades son la estructura en las que se divide un curso en NeuroK, además de actividades relacionadas). En resumen, los objetivos específicos representan los pasos que se han de realizar para alcanzar el objetivo general y deben estructurarse en secuencia lógica, de lo más sencillo lo más complejo. Esta consecución de objetivos, nos ayudará a encontrar los contenidos más relevantes para el aprendizaje.

Nube de palabras - NeuroK

Hacer el alumno partícipe de su aprendizaje

Por último, destacar que el alumno, tiene que dejar de ser la parte pasiva del curso a ser la parte activa. Acostumbrados a sentarnos, oír la clase, marcharnos a casa y preguntar dudas antes de un exámen,… tenemos que hacerle partícipe de su aprendizaje.

La formación debe buscar su motivación, despertando su interés y curiosidad con preguntas, y haciéndole partícipe durante todo el camino.

Si encontrar formación de calidad es un reto para tu compañía o quieres conocer nuevas metodologías de aprendizaje innovadoras no dudes en contactar con nosotros.

NeuroK avatar

C/ Sextante, 9
28023 Madrid
España

Descarga la App en tu móvil

NeuroK Google Play
NeuroK Google Play

Hablemos.

Si quieres pedir una demo de la plataforma, o si tienes cualquier otra pregunta, déjanos tus datos y te responderemos lo antes posible. ¡Gracias! 

Prometemos no enviar spam