Un paseo por la historia y evolución de la educación (parte I)

Con la vuelta a clase, vamos a escribir, de manera muy resumida, la historia y evolución de la educación, y lo vamos a dividir en dos post. De los primeros “sistemas educativos” a la concepción de clase, profesor, alumno. Si conocemos de donde venimos, quizás podamos entender hacia donde vamos, y hasta cambiar si no nos gusta.

 

Antigüedad

Es con la aparición de la escritura con la que aparece la capacidad de transmitir conocimiento de manera abstracta, sin implicar la práctica directa para poder aprender. Hasta entonces el aprendizaje consistía en la práctica junto al maestro o mediante la observación de la actividad que se pretendía aprender. Con la escritura descubrimos la capacidad de transmitir conocimiento a distancia.

Los primeros sistemas educativos, por llamarlos de alguna forma, aparecieron en India, China, Egipto y lo que hoy sería Israel, y estaban profundamente ligados a las creencias religiosas. Esos primeros sistemas educativos estaban enfocados al aprendizaje de la escritura y la lectura de los escritos religiosos y las enseñanzas que en ellos había.

 

Época clásica

Grecia

No fue hasta la antigua Grecia cuando aparece algo parecido a lo que entendemos hoy como sistema educativo. Inicialmente eran clases que recibían los hijos de clase social alta pero posteriormente el sistema pasó a ser controlado por el gobierno y se democratizó a todas clases sociales. Con un importante matiz, dejaban fuera a las mujeres y los esclavos.

El objetivo de ese sistema educativo era crear ciudadanos que sirvieran al fortalecimiento del estado y para ello se cultivaba no sólo la mente y el espíritu sino también el cuerpo. Aparece la escuela peripatética que escenificaba el aprendizaje tomado de la abierta observación de la naturaleza a través de paseos al aire libre, donde maestros y discípulos compartían un estado dinámico de pensamiento caracterizado “por el tránsito” de las ideas, el debate.

Gracias a la expansión helenística durante la época de Alejandro Magno, esta aproximación a la educación acabó calando en lugares tan distantes como India, China y Oriente Medio.

Imperio Romano

Pero este modo de enseñanza no estaba reglada y tuvo que llegar, quién si no, el Imperio Romano a estructurar y formalizar la enseñanza desde el gobierno como un proceso, una cadena de saberes engranados y que se conectaban con el modelo o perfil de sociedad que se buscaba de acuerdo a un ideal de convivencia práctica y efectiva.

La escuela, el liceo y la academia, generaban una actividad prolija en discusión de ideas y ejercicio del arte; siendo el foro, en cierto sentido el equivalente al ágora griega, el espacio ciudadano por excelencia, donde crecía y se desarrollaba la opinión pública a través del debate.

 

Alta edad media

Con la caída del Imperio Romano y con la llegada de los pueblos bárbaros cae todo el sistema y sólo queda la iglesia católica para coger el testigo. Su objetivo inicial es rescatar a los clásicos transcribiéndolos al latín que se había convertido en lengua oficial de la Iglesia Católica. Además toman el control de las escuelas con el único objetivo de formar a los clérigos, religiosos o no, que copaban las clases altas de la sociedad.

Mientras que la mayoría de los ciudadanos eran analfabetos. Poco a poco dejan de enseñar a los clásicos y se centran en la escritura y la lectura de textos religiosos y en las artes. Y para los que estaban destinados a dirigir recibían formación política.

 

Baja edad media

Hacia el año 800 Carlomagno cambió las cosas. Instauró una educación básica gratuita para todos que se daba a los niños en los monasterios. Se trata de una educación en la que aprendían conceptos básicos de convivencia a través de los textos sagrados. No se les enseñaba a leer ni escribir solo a recitar oraciones aprendidas de memoria.

Dentro de estas escuelas también estaban los alumnos que iban a seguir una vida monástica. Eran los hijos segundos de las familias nobles y algunos niños pobres que mostraban especiales aptitudes para aprender. Aprendían a leer y a escribir en latín, la lengua de la cultura y de la Iglesia con los libros que se encontraban en la biblioteca del monasterio.

Carlomagno también creo lo que se llamaban escuelas catedralicias donde se realizaban estudios superiores. Los hijos de los pobres que demostraban tener aptitudes para el estudio tenían la enseñanza gratuita con beca completa que incluía alojamiento, comida y ropa. Eso sí, estaban destinados a acabar formando parte del clero. Y todo se sustentaba con el dinero que sí debían pagar los nobles por la educación de sus hijos. En estas escuelas se enseñaba gramática, dialéctica, retórica, aritmética, música, geometría, astronomía, medicina, teología y derecho y fueron el germen de las primeras universidades que aparecieron en el siglo XII.

 

En el próximo post avanzaremos desde la aparición del humanismo al sistema educativo actual.

Puedes dejarnos tu opinión o contarnos mas detalles para ampliar la información. El debate es una buena forma de aprender entre todos.